El Colegio Oficial de Podólogos de Canarias se creó el 6 de Marzo de 1993. Su nacimiento fue fruto del trabajo desarrollado anteriormente por la Asociación Canaria de Podólogos, que agrupaba a un conjunto de podólogos/as con ánimo de hacer crecer la profesión. Sus principales finalidades y funciones son: -Ordenar y vigilar el ejercicio de la profesión. -Defender los intereses profesionales de los Colegiados.